blog

Poner el precio correcto a tu vivienda de uso turístico (4 y último)

Poner el precio correcto a tu vivienda de uso turístico (4 y último)

Cuarto y último artículo de la serie Poner el precio correcto a tu vivienda de uso turístico.   En este caso haremos un breve repaso a los costes extras que se pueden cargar a los huéspedes sin que se consideren servicios hoteleros. 

En anteriores artículos en los que se ha analizado la mejor manera de establecer el precio correcto para una vivienda de uso turístico se ha hablado de: 

En esta última entrega se tratará de algunos extras que se pueden cargar a los huéspedes sin que por ello se considere que se está brindando un servicio como hotel.  Este tema es importante, ya que si se ofrecen ciertos servicios se podría equiparar la actividad a la que brinda un hotel y se abriría la posibilidad a que se exigiera cambiar a esta modalidad de hospedaje, con los requisitos que se exigen a los hoteles, lo que haría inviable prácticamente el 90% o más de viviendas de uso turístico.

Cobro por limpieza

Cobrar por limpieza es algo aceptado y habitual, por lo que la gente no tiene reparo en pagar por ello y la ley lo permite, aunque con salvedades.

La limpieza debe hacerse antes o después de la llegada de los huéspedes.  Si se hace durante y se cobra por ello, se puede considerar servicio hotelero, con lo que hay que tener cuidado con este tema.  El cobro por limpieza tiene que incluirse en el coste total a pagar por la estancia, aunque en la configuración del precio se indique aparte.

El coste puede variar dependiendo de la superficie y las habitaciones de la vivienda, porque no es lo mismo una que tenga 40 metros cuadrado y una habitación, que otra que tenga 100 metros cuadrados y 3 habitaciones.  

Cobro por huésped extra

Por lo general, las viviendas de uso turístico se pueden ofrecer para 2 adultos, por lo que, si está habilitada para ello, por caa huésped extra podría cobrarse un plus. 

Si se trata de una vivienda con 2 habitaciones y un amplio salón, incluso se podría llegar a ofrecer un sofá cama.  Así las cosas, se podría cobrar el precio base por 2 personas y 3 ó 4 cargos extra por los huéspedes adicionales.

Esta característica es la que atrae a las viviendas de uso turístico a grupos medianos o incluso grandes, ya que les permite ahorrarse dinero al no tener que pagar el precio base cada 2 personas, además que están juntos en el mismo espacio.

-----

Esperamos que estas recomendaciones ayuden a definir el precio correcto de la vivienda de uso turístico.