blog

La nueva regulación de las viviendas de uso turístico en Madrid

La nueva regulación de las viviendas de uso turístico en Madrid

El Plan Especial de Regulación del Uso de Hospedaje presentado en Julio por el Ayuntamiento de Madrid asume que una vivienda que se alquile durante más de 90 días al año está desarrollando una actividad comercial y, por tanto, no puede continuar con un uso residencial sino que debe solicitar una licencia de uso terciario, concretamente de hospedaje. Sin embargo, la CNMC ha anunciado impugnaciones judiciales contra esta normativa, indicado que las normas urbanísticas que la capital aprobó recientemente para regular este tipo de hospedaje son "contrarias a la competencia y a los principios de regulación económica eficiente, y perjudican a los consumidores y usuarios" y sostiene que provocan un aumento de los precios en el alojamiento turístico y reduce su calidad, al impedir la entrada de nuevos operadores.

El Ayuntamiento de Madrid anunció que la Junta de Gobierno ha aprobado el 26 de julio de 2018 inicialmente el Plan Especial de Regulación del Uso de Hospedaje que regirá en los barrios centrales de la ciudad. El documento establece una nueva regulación de los usos compatibles y autorizables del hospedaje en edificios destinados a viviendas, en función de la zona, del uso del edificio y de su protección, entre otras cuestiones.

El principal objetivo del nuevo plan aprobado es preservar el uso residencial en el centro urbano, frenando la tendencia por el que las viviendas del centro de la ciudad se convierten en alojamientos temporales exclusivamente para turistas. De forma añadida, también se busca que la actividad de hospedaje se extienda a otras zonas de la ciudad, redistribuyendo la actividad económica y descargando la concentración del centro histórico.

El Plan Especial de Regulación del Uso de Hospedaje asume que tal y como refleja la legislación vigente, una vivienda que se alquile durante más de 90 días al año está desarrollando una actividad comercial y, por tanto, no puede continuar con un uso residencial sino que debe solicitar una licencia de uso terciario, concretamente de hospedaje.

Este Plan Especial afecta a una superficie de 52.768.610 m2 que se reparte en tres anillos concéntricos establecidos en función de la saturación de alojamientos turísticos que soportan cada uno de los barrios madrileños.

El primer anillo coincide con los límites del distrito de Centro. El anillo número 2 comprende el distrito de Chamberí completo y parte de los distritos de Chamartín, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Moncloa-Aravaca. El anillo 3 se expande a barrios de los anteriores distritos, a los que se suman otros barrios de los distritos de Tetuán, Usera, Carabanchel y Latina.

En el resto del municipio, se mantiene la regulación actual.

Impugnaciones judiciales

La CNMC ha anunciado impugnaciones judiciales contra las restricciones anunciadas por el Ayuntamiento de Madrid, indicado que las normas urbanísticas que la capital aprobó recientemente para regular este tipo de hospedaje son "contrarias a la competencia y a los principios de regulación económica eficiente, y perjudican a los consumidores y usuarios" y sostiene que provocan un aumento de los precios en el alojamiento turístico y reduce su calidad, al impedir la entrada de nuevos operadores.

En concreto, la CNMC impugnará el acuerdo de la comisión de seguimiento del Plan General de Ordenación Urbana del pasado 23 de enero y el acuerdo de la Junta de Gobierno del 1 de febrero, mediante los cuales se establece una licencia para poder alquilar apartamentos y viviendas turísticas, y también establece un periodo de un año, ampliable a otro más, hasta que se puedan otorgar de nuevo licencias en determinados distritos de la capital: Centro, para toda clase de hospedaje– y en Palos de Moguer, Recoletos, Goya, Trafalgar y Argüelles –para viviendas de uso turístico–.

Además, la Comisión denuncia que realizó al Ayuntamiento de Madrid un requerimiento previo para que justificase la necesidad y proporcionalidad de las restricciones para alquilar apartamientos y viviendas turísticas, para que, en caso de no cumplir con lo establecido por la CNMC, se anulasen, evitando así tener que recurrir las normas ante los tribunales. «Sin embargo, al no haber sido contestados satisfactoriamente, se ha presentado el correspondiente recurso contencioso-administrativo», señalaron desde la Comisión ayer en un comunicado.

Desde el Ayuntamiento de Madrid ya han confirmado que defenderán en los tribunales la impugnación de la CNMC de su normativa sobre pisos turísticos. «Defenderemos nuestras medidas en los tribunales porque nuestro objetivo es poder regular un sector que proteja los usos residenciales del suelo siendo estas competencias, las del Urbanismo, de los ayuntamientos, al mismo tiempo que favorecemos la competencia en un sector donde también están hostales y hoteles», explicaron fuentes municipales a Europa press.